martes, 26 de junio de 2007

De sobrepeso, autoestima e inseguridades

Toda mi vida la he vivido con 15 kilos de más (aprox.). Mi punto débil son los dulces y el pan. Puedo dejar pasar una comida pero no un postre. Todas las veces que he decidido hacer dieta para bajar de peso (conste que no soy una fanática de dietas) ha sido por mi bien, para mí misma, no para los demás. Por eso, hoy cuando una colega de trabajo me preguntó que si quería rebajar porque mi marido me había dicho que estaba gorda o por temor a que él se encontrara una "pitoune", me dió mucha rabia.

Formada con un cuerpo tipo pera, me acuerdo mucho que mi abuela Ligia me llamaba bachaco "fundillúo" y me comparaba con aquella artista puertorriqueña de nombre Iris Chacón (ya se imaginan porqué). Mi "derrière" y mis piernas son un detalle importante al momento de comprar pantalones. Cuando pequeña envidiaba la figura de mis amigas y de mi hermana, todas ellas delgadas. En una oportunidad llegué a rebajar hasta llegar a 57 kg sin hacer dieta, eran los tiempos que andaba enamorada y caminaba con mi novio para pasar tiempo juntos. Para los que conocen Barquisimeto, un día caminamos desde la carrera 19 con calle 32 hasta mi casa en Fundalara. Mi primera dieta la hice después que tuve mi primer hijo.

En total, creo que he hecho como cinco o seis dietas. Casi todas las he terminado bien, he bajado de peso pero nunca he obtenido mi peso ideal. La mayoría sabe que para adelgazar y mantener el peso ideal se requiere un cambio del estilo de vida, perseverancia y sacrificio. Nada de hacerlo para que mi esposo, mi novio o fulanito no me deje y no se busque otra. Tampoco para que la sociedad me acepte y no sea mal vista por los demás. En otras palabras, la única situación en la que se acepta ser egoísta es cuando se quiere adelgazar. Es por mí y para mí. Por mí salud, por mí bienestar, para sentirme bien conmigo misma y punto.

10 comentarios:

SOL dijo...

Holas!
Primera vez en tu rinconcito, y me senti totalmente reflejada en este post, yo soy cuerpo de pera total (siempre he dicho que mis muslos no son normales), un yo-yo continuo con el peso (que dificil es mantenerse, verdad?), medio me descuido y los kilos pa' arriba, ahorita tengo como 7 kilos demas (nunca me guio por la tablas estandar, voy mas por mi contextura), tengo 2 semanas ique haciendo dieta, pero en la noche siempre termino picando algo.
De acuerdo contigo la dieta es por nosotras, por nuestra SALUD y por sentirnos bien con nosotras mismas.
Saludos y constancia de la que me falta a mi para tu dieta!

Victor Escalona dijo...

Mi esposa ha engordado muchísimos después de los embarazos, cosa que a mi no me molesta para nada, pues tengo debilidad por las mujeres gorditas. Nunca se lo dije porque ella era una mujer muy delgada cuando la conocí y no quería herirla.
Hoy cuando le digo que me gusta como está (gordita), pues no me lo cree, ella piensa que lo digo para no herirla.... que cosas no?.
Un abrazo

Wari dijo...

Amiga Karol, yo siempre fuí un "palillo eléctrico" jajajajaja asi me decían en el colegio y yo me moriiiiaaaaaaaaa de la rabia!! ahora que ya soy "cuarentona" jejejeje es que mi metabolismo cambió y he ganado unos kilitos. Yo creo que lo más importante es sentirse bien con uno mismo, asi que te apoyo porque como muy bien dices, lo estás haciendo POR tí, PARA tí y porque quieres sentirte bien. Bravo por tí!!!
Un datico aquí antes de irme: caminar todos los días por lo menos media hora te ayuda a mantenerte cuando ya has logrado bajar unos kilitos, mi hermana tiene el mismo tipo de cuerpo que tú y hace eso y se mantiene chévere.
Un abrazo, disculpa las perdidas que me echo, pero sabes que como siempre...el cariño es el mismo!!!

Naky Soto dijo...

Karol, me siento tan identificada ¡jejeje! Toda mi adolescencia fui más bien flaca, porque hice mucho ejercicio y aunque mis piernas y mi fundillo también han sido siempre generosos en carnes, distinto es lucir esas prominencias sin lipita que con ella. El caso es que desde los 2o y pico para acá he estado sorteando mi peso que nunca rebasa la línea inferior de los 64 ni la superior de los 74. A ratos también sueño con verme mucho más delgada, y a ratos me da hasta cosa ver esta línea estética que promueve la delgadez extrema como ícono de belleza.

Mis dietas también suponen mi propia decisión de avalar mi salud integral, de sentirme más enérgica y criticarme menos frente al espejo. Hace unas semanas, mientras me vestía, mi novio me preguntó por unas estrías. Me quedé pálida y en el momento dije que era la consecuencia directa de tantos engordes y adelgazamientos, él simplemente sonrió y me dijo "¿qué importa?, es tu piel, es tan sólo la capa que te cubre, lo más bonito es lo que transporta...".

Más que un alivio, sentí una honda alegría por saberme acompañada de un hombre que me mira más allá de lo evidente. Y eso, nos lo mercemos gordas, flacas o en peso ideal.

¡Enhorabuena por la asunción de nuestras anatomias!

Un abrazo dulce,

Cho dijo...

Huy!! Yo también me hubiera muerto de la rabia si una compañera me dice eso!
1ero por metiche (uno hace dieta por la razón que uno quiera) y.
2 porque ella es la acomplejada que no entiende que cuando uno hace dieta y ejercicios no necesariamente lo hace por el “marido” sino por sentirse uno bien con uno misma, que la ropa quede como a uno le gusta, que uno se sienta saludable… primero dieta antes que comprar unos pantalones una o dos tallas mas grandes o sentirme morir por subir un piso.
Muy bien por ti!

También mi punto débil es el pan (puedo comer sándwich todos los días) por lo que debo “controlarlo” (no puedo eliminarlo ni que quiera) en especial porque aquí siento que hasta el aire engorda.

Saludos ★

Caty dijo...

Animo! es para ti.

Caty dijo...

de quién es la cancion...? me gusta!
Un beso

Tina dijo...

Yo vivía antes muy clavada en estos rollos, y me había mantenido en talla 4 de zara que es muuuuy chica. Después de una "caida" amorosa, con la que entre otras cosas decidí "apapacharme", liberé esos temores a la báscula, ahora como normal, he subido quizás 3 o 4 kilos (talla 7 ahora) pero me siento tranquila, me acepto, me quiero tal y como soy y siento que mi cuerpo responde amorosamente, por eso no ha respingado. Saludos Karol, desde mx.

Gerardo Omaña dijo...

Vuelvo mis pasos al jardin florído
donde tus flores devoran los desiertos
donde volando con tu propio canto
vuelven tus puentes a tocar el cielo.

Y ya no eres reflejo de una luna impávida
ni impávida tu luz en el espejo.

Recibe un beso en tu alma.
IMAGINARIA

Irantzu dijo...

Me parece excelente que las dietas las hagas por ti, así tiene que ser. Uno tiene que primero sentirse bien con uno mismo, después con el mundo, porque al mundo es fácil darle en el gusto, pero no sirve de nada si una por dentro está incómoda.
Un saludo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...